Buscar este blog

martes, 5 de enero de 2010

Llueve



Como quisiera estar contigo en ésta lánguida hora,
recostada en tu pecho perdiéndome en el arrullo de las gotas.

Cierro los ojos y es otro mundo el que recreo.

Tu respiración; apacible mar de ondas suaves
en el que dejo a mi barca de sueños navegar a la deriva.
La tibieza de tu piel, _ invisible amarra _que me ata a tu costado
y tu brazo que cruza por mi espalda y me ciñe a ti,_ poderosa ancla_ .

Respiro tan cerca de tu pecho que el aroma de tu piel
me enajena el pensamiento, el alma y los sentidos.

Solo éxisto para agotar el placer infinito de este momento;
con mi cabeza apoyada en tu pecho, acompasando mi corazón
a tu latido, escuchando los sonidos de la lluvia.

Encajada perfectamente a la curvatura de tu costado
y sin más protección o abrigo
que el cerco amoroso e infinito de tus brazos.

©Libia A. Diciembre 17, 2009

2 comentarios:

antonio dijo...

Encantado de saludarte de nuevo Libia, por lo que veo has empezado el año inspirada.
No se que tiene la lluvia que nos proporciona un estado de gracia,es encantador ver llover y relajar la mente viendo caer las gotas,ahora mismo está lloviendo aquí y no dejo de mirar por la ventana cada vez que puedo.
Espero y deseo que tengas un buen año para ti y los tuyos.
Saludos!

Libia Amparo Quintero U dijo...

Gracias Antonio por tu saludo de año nuevo, por estar pendiente, por estar allí.
Estoy desatrasandome y tratando de poner orden a mis pensamientos.
Me tome unas largas vacaciones en mi querida tierra, me reencontre con amigos de colegio,recorri mis pasos, recorde mi infancia.
Con historias pasadas reí una risa nueva, y con mi amada lengua traté algun poema, y me pelé la garganta cantando canciones que me llegan al alma; disfruté de abrazos y lugares nuevos, Renové mi historia, renové mi risa, renové alma.