Buscar este blog

jueves, 16 de diciembre de 2010

Comprensión versus conocimiento. Aparicio Torelly

En la Facultad de Medicina, el profesor se dirige a un alumno y le pregunta: “¿Cuántos riñones tenemos?”

“¡Cuatro!”, responde el alumno.

“¿Cuatro?”, replica el profesor, arrogante, de esos que sienten placer en pisotear los errores de los alumnos.

“Traiga un fardo de pasto, pues tenemos un asno en la sala”, le ordena el profesor a su auxiliar.

“¡Y para mí un cafecito!”, replicó el alumno al auxiliar del maestro.

El profesor se enojó y expulsó al alumno de la sala. El alumno era el humorista Aparício Torelly, conocido como el Barón de Itararé (1895-1971)

Al salir de la sala, todavía el alumno tuvo la audacia de corregir al furioso maestro:

“Usted me preguntó cuántos riñones ‘tenemos’.

‘Tenemos’ cuatro: dos míos y dos suyos. Porque ‘tenemos’ es una expresión usada para el plural.      
Que tenga un buen provecho y disfrute del pasto”.

La vida exige mucho más comprensión que conocimiento. 

A veces, las personas, por tener un poco más de conocimiento o ‘creer’ que lo tienen,
se sienten con derecho de subestimar a los demás... y atropellan e insultan y lastiman.

Por qué será que aquellos que alcanzan estudios superiores de pronto se creen superior a los demás?

La gran paradoja del conocimiento,  siempre se ha dicho que la verdad nos hará libres y que el conocimiento nos hace humildes pues llegamos como  Sócrates  a la conclusión " Solo se, que nada se"
y sin embargo cada día es más común toparnos con estos arrogantes, recién aparecidos, los nuevos graduandos, con sus grandes ínfulas, pisoteando y denigrando, de  aquel  que carece de un título.

Hace algún tiempo fui a visitar  el hospital donde presté mi servicio social obligatorio, pasé por el laboratorio a saludar a Laura, la auxiliar que ha estado allí ,por no se cuantos años y que ve pasar cada año una nueva Bacterióloga.
Aprovechando la oportunidad del reencuentro, abrace a Laura y le agradecí toda su colaboración y sus enseñanzas,  cuando  llegue acabando de graduarme, _le dije_  traía un montón de teoría acumulada en mi cabeza,  pero  como dice el  refrán popular:  "del dicho al hecho hay mucho trecho"  y Tú me enseñaste cómo manejar este laboratorio.
Más tarde  Laura me alcanzó en otra estancia y me dijo "Gracias por sus palabras y que bueno que lo dijo delante de esta nueva Bacterióloga pues es una persona difícil  que me trata  como si yo no supiera nada"

Hay otro refrán que me gusta mucho "La Ignorancia es atrevida", y es el pan de cada día, muchos  con un titulo o  que consiguieron  un empleo ya piensan que pude pisotear, y  denigrar al que no lo tiene,
Qué es lo que nos está haciendo falta, que cada dia se hace mas evidente  una gran paradoja:  "A mayor conocimiento mayor ignorancia".
Por supuesto toda regla tiene su excepción, pero parece ser que  para esta regla las excepciones son bien  escasas.

2 comentarios:

antonio dijo...

Tienes mucha razón Libia,los títulos académicos no hacen superiores a las personas ni dan derecho sobre ellas,por desgracia la arrogancia es muy común en los humanos.

Abrazo y saludos afectuosos!

Libia Amparo Quintero U dijo...

Gracias amigo fiel, tus comentarios siempre son bienvenidos.