Buscar este blog

viernes, 1 de mayo de 2009

Salome de los Montes


Carboncillo, 45cm x60cm
Libia A 5.1.09

SALOME DE LOS MONTES
(Un Poema para decir entre dos)

(El)
Salome de los montes y del arroyo,
el agua que pasa cantando,
de la canela y el romero,
del tomillo y la hierbabuena,
de la amapola y el trigo,
de las ortigas y del hinojo,
de mi vida y de mi suerte
pendiendo de tus antojos.

En la noche preñada de estrellas
bajas por el sendero, rumbo al cruce
de los cuatro caminos; cómo quisiera
ser camino y conducirte a tu destino.
¡Que la sangre con gusto diera,
porque fuera a mis brazos
que te condujera el camino!

Y llegas a un claro del bosque,
aquél, cerquita del agua clara;
recoges hojas y ramas para tu hoguera
azahares y amapolas para tu pelo,
resplandor de claro de luna para tu piel
guiño de estrellas, y suavidad de sereno.
Te quitas la capa y empiezas...
tu danza de terciopelo,
alrededor de la hoguera
que sin tu saberlo, ni imaginarlo
se nutre con mis ansias y mi deseo;
y sin poder evitarlo,_ aunque quisiera_
es a mí, que me devora en silencio.

Y alrededor de la hoguera,
Oh sacerdotisa de la luna,
empiezas tu danza moruna,
al son de los cascabeles que
adornan los brazaletes que
me encadenan a tus tobillos,
a tus manos, y a tu cintura.

¡Oh reina gitana, tortura de
mi alma, dueña de mi fortuna!.
Salome, a la luz rojiza de la hoguera,
puedo distinguir tu figura,
envuelta de azul de plata de luna.
Y tus velos transparentes,
que sin dejarme ver, me insinúan
el sortilegio de tu risa,
la tersura de tu vientre,
la redondez de tus senos,
la cadencia de tus caderas,
la brevedad de tu cintura.

De tu hermosura hechicera
testigos son la luna y mis ojos
que te atisban en la espesura.

.......

(Ella)
Yo se de tus ojos perdidos en la niebla
se de la intensidad con que me miras,
me lo dijo en secreto la luna lunera.
Yo se que la brisa te lleva mi caricia
que huele a romero, azahares y canelas;
y adivino tu desenfrenado afán de perderte
en el dorado trigal de mi cabellera.

Y danzo para ti mi danza, en la noche serena
bajo la noche constelada de estrellas
y al calor penetrante de tus ojos...
¡más ardiente aún que el fuego
candente, de mi preciosa hoguera!

........
(El)
¡Salome, que no diera por tenerte!,
Cuando al río bajas por agua;
Yo quisiera ser el agua,
que con gracia llevas en el cántaro.

Cuando en las mañanas recoges moras,
yo quisiera ser la que te llevas a la boca.
Cuando en el rió te bañas, y el agua
con lentitud se desliza por tu cuerpo,
¡cómo le tengo celos al agua,
que tiene libertad de viento!
¡Ay Salome, fuentecita de mis tormentos!

....

(Ella)
Y... bailo y me pierdo en mi danza,
envuelta en la bruma, adornada de azahares,
y amapolas, brazaletes y luz de luna.
Y el roce de mis sedas y mis tules,
me habla de caricias y desvelos,
del ansia que tiene mi piel,
de liberar en el viento serrano,
como mariposas mis sueños.
¡Ay, luna, luna, lunera,
Testigo sois de mis anhelos!

A ti, diosa de la noche,
te hago mis ofrecimientos,
y recojo azahares y estrellas,
y piedritas blancas,
y constelaciones de cometa,
y recito con efusión profunda
de memoria mis sortilegios,
y bebo tu imagen reflejada en el agua,
y con mi daga sagrada corto
lo que me ata y me importuna,
y te rezo y te pido Oh mi querida Luna,
que pueda compartir mi hoguera,
y calmar mi sed con el dueño de los ojos
que me siguen y me queman;
¡cobardes!, escondidos en la espesura.
Yo bailo para ti, Oh luna,
bajo el embrujo de sus ojos.
Regálame esta noche, Oh luna
la caricia presentida, de ese amante
fiel que se esconde en la espesura.
¡No permitas Oh reina de la noche
que pase otra noche sin saborear su ternura!.

......
(El)
Salome de los montes
de la canela y el trigo,
del tomillo y la hierbabuena,
de las ortigas y del hinojo,
pídele a tu Diosa la luna
que junte nuestros caminos
y sé para mí, mi amapola, mi
diosa, mi agua, mi vino
que yo con locura, seré tu fuego,
tu viento, tu noche y tu abrigo.
¡Oh Salome de los montes,
Camina tu camino conmigo!

©Libia A.

1 comentario:

ana maría - penélope dijo...

Me gustó mucho el texto de Salomé
Recibe un abrazo, Libia
en Cali te recordamos